domingo, octubre 24, 2021

¿Debo dejar que mis hijos niños o adolescentes vean El Juego del Calamar de Netflix? por Melissa Rosales @PsicoChamos

La psicólogo clínico Melissa Rosales de PsicoChamos, nos habla del impacto que ha tenido la serie «El Juego del Calamar» en niños y adolescentes

¿Niños y adolescentes viendo El Juego del Calamar de Netflix?

Luis pasaba una tarde cualquiera por el cuarto de su hijo adolescente y al ver la televisión le pareció ver una serie que varias veces Netflix le había recomendado. Se acercó a su hijo a preguntarle qué veía y entre las escenas comenzó a notar ciertos elementos de violencia por lo que le dijo: “Hijo ¿Podrás por favor pausar lo que estás viendo y acompañarme a mí a verlo desde el principio? Su hijo un poco desilusionado por tener que esperar para retomar la serie justo en el punto que la había dejado, aceptó  y ese día, juntos comenzaron a ver esa serie, con tantos colores y “juegos infantiles” llamado: El Juego del Calamar

¿Qué es el Juego del Calamar?

Es una serie de origen Coreano que según las estadísticas está a punto de convertirse en una de las series más vistas de la plataforma NETFLIX. En resumen la serie nos cuenta la historia de un grupo de personas con diversas dificultades económicas que ponen en riesgo su vida, al participar en una competencia con juegos infantiles para obtener un premio de millones de wones.

El Juego del Calamar llama la atención desde el primer momento, no solo por la trama sino por los colores que usa. A mi particularmente me recuerdan a los colores que se usan en el juego “Fall guys” de Playstation  y llamativamente cuando nos adentramos a la dinámica, es muy parecido en cuánto a que todos deben pasar por diversas pruebas, sobrevive uno y los juegos son físicos y puedes ser “eliminado” (Hago esta representación porque la serie se ve como infantil pero definitivamente no lo es).

Volviendo a nuestro tema central, el juego del calamar es una serie que desde el primer episodio nos cuenta de qué va y esto consiste en: HAY UN GRAN CONTENIDO DE VIOLENCIA

La violencia en el juego del Calamar

Si revisamos la clasificación, la plataforma nos anuncia claramente que no recomienda que sea vista por menores de 16 años  ¿Por qué?

La trama nos presenta escenas cargadas de violencia, suicidio, sexo; elementos que para un cerebro en desarrollo pueden contribuir a una distorsión de la realidad vs ficción; al mismo estilo de por qué cuidamos tanto que nuestros niños no vean pornografía (que la viralidad o el que muchos la vean no justifica que se deba tener acceso a esto)

Normalización de la violencia

Uno de los aspectos que más me preocupan, es que muchos adultos consideran que  es positivo que sus niños vean esta serie ya que no les pasa nada. Esto a mi manera de verlo, nos habla de que ya como adultos estamos normalizando la violencia y  crecer en un ambiente donde se ve como “normal” este tipo de contenido configura nuestro sistema de valores como lo veremos más adelante

¿A qué voy? A que en el juego del calamar hay escenas violentas, mueren muchas personas, personas con diversas necesidades  y ante el cerebro de un niño, recordemos, en desarrollo, puede poco a poco ir alterando y restándonos sensibilidad hacia aspectos que definitivamente no deben ser normalizados: No debemos normalizar la violencia, el dolor, el reírnos por el pesar de un otro que sufre.

Si bien, la serie nos plantea dilemas morales que enriquecen la experiencia porque nos hacen reflexionar sobre la vida, este tipo de reflexión necesita una madurez suficiente. El cerebro de un niño aún no está preparado para ello

Retos de los padres de hoy en día y normalización de la violencia

Uno de los grandes retos de los padres hoy en día es hacer una diferencia entre lo que los niños NECESITAN y lo que los niños quieren. La viralización de contenido hace aún más difícil esta tarea. Los niños no necesitan ver el juego del calamar aunque digan que quieren; pero ante tanto bombardeo y tantos padres que han dejado que sus niños le vean, se sienten en la obligación de dejarlos y continua esta cadena. Una cadena donde poco a poco vamos exponiendo a nuestros niños a contenido no apto para la edad y donde vamos, sin darnos cuenta a ser parte de un problema y no de la solución

Esto es ir poco a poco normalizando la violencia: “Mi hijo la vio y no le pasó nada” y es que las raíces a veces no son tan perceptibles; tenemos niños que podrían tener pesadillas y comenzar a tener miedo ante algo que vieron y otros que no necesariamente lo muestran al instante pero pueden luego relacionarse de forma violencia con otros, repetir trends o modas en tik tok más adelante donde no miden el peligro (como ya hemos visto en muchos casos) repetir patrones de violencia y una de las cosas peligrosas: ser ajeno al dolor de otro ser humano.

Este proceso es sumamente importante puesto que está en la base del desarrollo moral y por ende de la convivencia humana. Imaginemos que dentro de este proceso se sumergen variables como normalización de la violencia o tergiversación de la realidad en cuanto a dificultar el proceso de entender el dolor de otro

Al final, lo que nos recuerda Chilina, es “El proceso de interacción con sus otros significativos parece ser la clave para construir, a lo largo del desarrollo infanto- juvenil, el sistema personal de valores, que ha de integrar durante la adolescencia”

Lo cual entonces vuelve a dar una gran relevancia al papel de los padres, maestros y comunidad en el ejercicio de la promoción activa de competencias sociales y habilidades para el convivir en sociedad.

Lo cual entonces vuelve a dar una gran relevancia al papel de los padres, maestros y comunidad en el ejercicio de la promoción activa de competencias sociales y habilidades para el convivir en sociedad

¿Alguna recomendación?

Al final, con todo esto he querido demostrar con hechos, que dentro del delicado proceso de desarrollo cerebral pero también moral y social por el que transcurre la niñez no considero adecuado que los niños se expongan a este tipo de contenido, es por ello que recomiendo:

  • Evita filosofar sobre los personajes frente a los niños porque les hará llamar más la atención y además les dificultará el reconocimiento de que es una serie y no algo de la vida real
  • Revisa el significado de la violencia en casa ¿Se está normalizando? ¿Se habla sobre este tema? Recuerda que hay aspectos de la vida de los niños que pueden guardar relación ¿Se habla sobre el acoso escolar? ¿Qué hacer si acosan a otro niño? ¿Nos burlamos de otras personas? Y así…

¿Y con los adolescentes? ¿Qué hacemos?

El cerebro de los adolescente continua en desarrollo, nutriéndose de lo que le rosea, sea realidad o sea ficción.

Si seguimos en la línea de lo anteriormente expresado, en la adolescencia se va creando el propio código moral y de valores, y vamos estableciendo nuestros propios criterios; a lo cual, se le añade la necesidad de aprobación y pertenencia de suma relevancia en esta etapa.

En la serie hay que tener cuidado de elementos que propicien la identificación con aspectos de sí mismos, aun no del todo desarrollados donde la violencia siga entretejiéndose como algo silencioso y normal en las relaciones con los demás.


¿Dejo que mi hijo adolescente la vea?

Sabemos que con los adolescentes es mucho más difícil el tema del control y ante la viralidad de la misma, seamos honestos, si tu hijo/a adolescente quiere verla, la va a ver, es por ello que mi propuesta será que la vean juntos y puedan reflexionar sobre esto JUNTOS, haciendo énfasis en la diferenciación entre ficción y realidad; recordando que docentes, padres y comunidad estamos llamados a ser agentes activos de la conformación de valores, como anteriormente expliqué

 Ante esto los padres podrían analizar, hacer preguntas e invitar a la reflexión a sus hijos adolescentes sobre esta serie (Aunque insisto, por algo la clasificación dice +16 años).


Para finalizar…

Es difícil ser padre y madre en estos tiempos donde la viralidad nos hace confundirnos a nosotros mismos, adultos, entre lo que está bien y lo que está mal; sin embargo, mi llamado es a que esta viralidad no nos haga perder el norte en nuestra función de cuidar y guiar  y en la sensibilidad para saber qué necesitan nuestros niños, y definitivamente en esto de necesidad no entra si ven una serie o no; ellos no necesitan eso, nos necesitan es a NOSOTROS como guardianes de su salud mental.

Cuéntame ¿Qué piensas?

Melissa Rosales – Psicóloga Infantil , especialista en Psicología Clínica , Máster en Terapia Breve Estratégica – psicochamos@gmail.com

+INFO: @PSICOCHAMOS

Por: Melissa Rosales @PSICOCHAMOS

Notas relacionadas

Comentarios

  1. Como madre y maestra estoy totalmente de acuerdo con Melissa Rosales. En casa siempre hemos estado pendientes de lo que ven los niños y conversamos con ellos sobre si los contenidos son apropiados o no. Con respecto a esta serie, mi esposo la vio primero y yo no pude pasar del primer capítulo. Les dijimos a nuestros hijos (11 y 9) que no podían verla, pues era extremadamente violenta,al punto de generarle ansiedad a mamá, y que su trama no era para niños; que no tenían la madurez para entender esos temas de adultos. Como ya hemos conversado con ellos con amor y respeto, sobre otras series y animés y siempre les hemos dejado claras las razones por las que no pueden verlas , ellos no las han visto a escondidas.

  2. Este artículo ha siso de mucha ayuda en mi caso, tengo una pre adolescente de 11 años y está serie de la cual se esta hablando en todos los medios despierta la curiosidad de ella. Anteriormente ya he conversado con ella y justo hoy con este artículo he aclarado más mis ideas, estoy muy de acuerdo con la psicóloga. No es bueno para la salud mental de los niños ni adolescentes, puede ser hasta perturbadora para los adultos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Síguenos

22,037FansMe gusta
2,991SeguidoresSeguir
0suscriptoresSuscribirte
spot_img

Lo más nuevo